LAS 10 CLAVES DE UNA BUENA CONVERSACIÓN

Seguro que conoces a alguien con el que siempre discutes o con el que te aburre hablar. Pues bien, los consejos que te propongo a continuación sirven para valorar más nuestras conversaciones con absolutamente cualquier persona y aprovechar al máximo esos intercambios. Además, lo bueno es que sirven para hablar tanto en español como en portugués. Ya verás, haz la prueba y luego me cuentas cómo ha sido la experiencia 🙂

 

1. Presta atención plena

Deja el móvil a un lado, intenta no pensar en lo que vas a cenar o en la reunión que tienes al día siguiente. El contacto visual crea un vínculo especial y único con la persona que tenemos delante. Además, esa persona te está regalando lo más valioso que tiene en la vida y no puedes desperdiciarlo: su tiempo.

 

2. Sé breve y no te repitas

Confieso que yo algunas veces repito varias veces la misma idea, sobre todo cuando algo me apasiona. El problema es que luego siento que he sido demasiado pesada. Por eso, lo ideal es que intentemos ser concisos, decir cosas relevantes y dejar a un lado los detalles innecesarios. Seamos sinceros, nadie se acuerda de fechas y nombres que no vienen a cuento 😉

 

3. Interésate por lo que te dice

No finjas que te interesa lo que te están contando (moviendo la cabeza, repitiendo algunas partes…) e interésate de verdad. Piensa que absolutamente todo el mundo tiene una experiencia de vida única y, por lo tanto, siempre puedes aprender algo nuevo con la persona que tienes enfrente.

 

4. Empatiza con sus inquietudes

No es fácil, claro. Sobre todo, porque suelen ser diferentes de las tuyas. Muchas veces nos parece que nuestros problemas son los más importantes y nuestra forma de ver la vida la más lógica. Sin embargo, es precioso ponerse en la piel de la otra persona y plantearse cosas del tipo: ¿qué habrá vivido para que eso le afecte de esa manera? ¿por qué eso es tan importante para ella? Recuerda: todas las experiencias son individuales.

 

5. Sé agradable

¿Sabes esa sensación que se te queda después de hablar con un desconocido que te ha parecido súper simpático? ¿No te gustaría que la gente que hablase contigo se quedase con esa misma sensación? Vale que todos tenemos días mejores y peores, pero la persona con la que estamos hablando muy probablemente no tiene la culpa. ¿Le regalas una sonrisa?

 

6. Escucha

A la mayoría nos encanta hablar. De hecho, nos gusta tanto que muchas veces se nos olvida algo más importante: escuchar. Esta semana, prueba a escuchar con atención y sin interrumpir demasiado a la persona que te está hablando. Deja que se tome su tiempo para explicar las cosas a su manera, no termines sus frases y tampoco le hagas demasiadas preguntas. Así, podrá escoger por sí misma las palabras que mejor expliquen lo que quiere transmitir.

 

7. No intentes convencer

Cuando algo nos apasiona, queremos que todo el mundo lo pruebe, lo lea, lo vea… De todas formas, es fundamental exponer tus ideas sin querer convencer a la persona que tienes delante. Cada persona tiene su propio proceso y, si insistimos demasiado, podemos conseguir el efecto contrario. ¿Ya te ha pasado alguna vez?

 

8. Sé humilde: asume que no sabes todo

Tan importante es saber una respuesta como saber decir: “no lo sé”. No tenemos la obligación de saber todo y tampoco la tiene nuestro interlocutor. Acepta con humildad que no tienes una opinión formada al respecto o que desconoces esa información. Seguro que la persona con la que estás hablando valora tu sinceridad.

 

9. Respeta

Respeta su silencio, su forma de hablar y su forma de pensar. Como decía, cada uno de nosotros ha tenido una experiencia única que nos ha llevado hasta donde estamos ahora, respétala. Respeta también su acento y sus errores, más si cabe cuando hablas con una persona extranjera. Recuerda que el contenido de sus palabras es más importante que los errores gramaticales que surjan en el camino.

 

10. Piensa que ese momento es único

¿Recuerdas aquella persona que no ves desde hace tiempo, pero te ayudó a tomar alguna decisión importante? Al fin y al cabo, no sabemos si vamos a encontrar a esa persona nuevamente. Y tampoco sabemos la repercusión que van a tener nuestras palabras en su vida. Por eso, lo mejor es valorar esa conversación como un momento único y pensar en ese instante como un regalo (de ahí la foto de esta entrada).

 

¿Se te ocurren más consejos para mejorar nuestras conversaciones diarias?

Si te ha gustado este tema, te recomiendo ver un vídeo de TED titulado: 10 ways to have a better conversation. Ha sido mi inspiración a la hora de escribir este post y, aunque está en inglés, se pueden poner subtítulos en español 🙂 Como dice Celeste en el vídeo:

Interésate por todo el mundo. Escucha, abre la mente y prepárate para que te sorprendan.

 

Me voy de vacaciones en 3, 2, 1….

¡Hasta el primer miércoles de agosto!

 

Comentarios

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *