10 CONSEJOS PARA APRENDER ESPAÑOL

Llevo toda mi vida aprendiendo idiomas. Algunos solo los he probado por curiosidad (rumano, alemán o italiano), pero a otros me he dedicado en cuerpo y alma. Gracias a mi propio proceso de aprendizaje, consigo entender mejor a mis alumnos. Por eso, he pensado en 10 consejos que pueden ayudarte a mejorar tu español.

 

1. Tus errores forman parte del proceso de aprendizaje.

No te culpes si cometes errores porque eso quiere decir que estás aprendiendo y te estás arriesgando. Cuando decimos las cosas siempre de la misma forma, no asumimos ningún riesgo, pero tampoco aprendemos formas diferentes de expresar una misma idea.

Anímate a equivocarte, salir de tu zona de confort y probar nuevas estructuras, palabras y expresiones.

 

2. La cultura es más importante que la gramática.

Imagínate la siguiente situación: un brasileño llega a una cafetería española y dice “quiero un café”; otro en la misma situación dice “gostaria de tomar un café, por favor”. ¿Quién va a parecer simpático y quién un maleducado?

Gracias a tu acento, todo el mundo entiende que eres extranjero y estás aprendiendo español, por eso perdonan tus errores gramaticales.

Cuando cometes un error sociocultural, nadie piensa que estás aprendiendo a relacionarte en otra cultura.

 

3. No te obsesiones con el acento.

El 90% de quienes hablamos una lengua extranjera tenemos acento (soutaque). Si no aprendes un idioma desde muy pequeño, lo más normal es que tu lengua materna te delate.

Siempre y cuando tu acento no impida la comunicación, aprende a verlo como algo que forma parte de tu identidad y no te obsesiones con evitarlo.

 

4. Enamórate del español y sus variedades.

Ojalá os guste tanto el español como a mí me gusta el portugués. Y, para eso, nada mejor que vivir experiencias con el idioma: ver películas, conocer a personas que hablen la lengua, viajar…

¿Sabes que el español es el idioma oficial de 21 países? Todos ellos tienen sus particularidades, así que disfruta de la riqueza de esta lengua y respeta las características de todos los países y hablantes.

Cuanto más te guste la lengua, más aprendes y mejor la hablas.

 

5. Acepta que lees mejor que hablas (o viceversa).

¿Sientes que tienes más facilidad para leer y escuchar que para hablar y escribir? Don´t worry! Eso nos ocurre a todos con prácticamente cualquier lengua extranjera. Por eso, puedes ser un crack recordando vocabulario y se te puede resistir la gramática.

Acepta que, como en el resto de facetas en tu vida, algunas cosas se te dan mejor que otras.

 

6. La comunicación es siempre el objetivo más importante.

Por eso, no te obsesiones con la gramática. Ojo, no te estoy diciendo que dejes la gramática escondida en lo más profundo de tu cerebro, pero sí que te relajes cuando hables fuera de clase.

 

 

Presta más atención a qué dices y no tanto a cómo lo dices.

 

7. Acepta que algunos días hablas mejor.

Cuando vuelvo a Brasil, después de haber pasado un mes en España, hablo portugués  daquele jeito. Sobre todo, me resulta difícil la pronunciación y muchas veces las personas no me entienden. ¡Es muy frustrante!

Pasadas unas semanas, todo vuelve a la normalidad; pero eso no impide que algunos días hable fatal portugués y otros me sienta “la reina del mambo”, jejeje.

Esto nos pasa a todos, así que no nos queda más remedio que aceptarlo.

 

8. Intenta practicar español a diario.

Con los idiomas no sirve memorizar y repetir como un loro el día del examen. Se aprende poquito a poco y día tras día. Lo mejor es estar en contacto con la lengua lo máximo posible. De ahí la idea de crear este blog como una forma de fomentar ese contacto constante y, al mismo tiempo, de establecer puentes de contacto entre estas maravillosas lenguas y culturas 🙂

No creo en las recetas milagrosas que nos venden por Internet: APRENDE ESPAÑOL EN 20 DÍAS. Me parece tan absurdo como querer dar la vuelta al mundo en una semana.

 

9. Pierde la vergüenza de hablar en español.

Si de algo me arrepiento de mi etapa universitaria es de haber sido taaaaan vergonzosa durante las clases de inglés. Lo pasaba tan mal pensando que iba a equivocarme, que casi nunca hablaba espontáneamente. Ahora, como profesora, me encanta que mis alumnos se sientan cómodos para participar siempre que quieran, sin importar lo más mínimo que cometan errores.

Practica y ríete de tus propios errores. No te los tomes demasiado en serio.

 

10. Saca partido al portuñol.

Sí, has leído bien. El “portuñol” es una herramienta fantástica para perder el miedo y experimentar con la lengua en las primeras etapas del aprendizaje. Después, poco a poco, deberás alejarte del portugués para acercarte más al español y adentrarte en esa otra lengua y esas muchas otras formas de ver el mundo.

Aprovecha el portuñol al principio para ganar confianza, pero intenta abandonarlo después de los seis primeros meses…

 

¿Tú también has pasado por estas experiencias? ¿Añadirías algún otro consejo? Como habrás notado, este artículo es un poquito diferente del resto… Dime qué te ha parecido para saber si hacer más entradas de este tipo o si eres un yonki de la gramática y necesitas dosis de Pretérito Imperfecto de Subjuntivo en vena 😛

¡Hasta el próximo miércoles!

 

Comentarios

4 comentarios

  1. Luis Glez.
    18 de mayo de 2017

    Hola, Sariquis.

    Fundamental no tener vergüenza a equivocarse al hablar (bueno, ni para nada, jajajaja….) Es importante no sentirse inhibido ni cohibido por el hecho de saber que te vas a equivocar, casi seguro. pero uno se cae, se levanta y sigue. No pasa nada….

    Un besinho forte.
    Luis..

    Responder
    • Sara González
      18 de mayo de 2017

      ¡Eso es! No podría haberlo dicho mejor 😉

      Responder
  2. Puri
    23 de mayo de 2017

    No es fácil no pensar en la gramática, pero lo voy a intentar. Gracias, Sara.

    Responder
    • Sara González
      23 de mayo de 2017

      🙂

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *