CÓMO ESCRIBIR E-MAILS EN ESPAÑOL

Como sabes, vivo en Brasil desde hace varios años y cada vez que tengo que escribir un e-mail en portugués me vienen a la cabeza muchísimas preguntas: ¿cómo puedo escribirlo de manera cercana, pero sin parecer demasiado informal? ¿Cuáles son las fórmulas de despedida más comunes (además del atentamente o su abreviatura Att.)? Por eso, he pensado que te resultaría útil saber cómo redactar buenos e-mails en español.

 

EL ASUNTO

El asunto del e-mail tiene que ser breve y siempre debe contener las palabras clave. Evita escribir frases en este apartado y palabras negativas como “urgente” o “problema”, ya que predisponen negativamente a tu lector. Te dejo aquí algunos ejemplos de mi bandeja de entrada:

  • Reunión viernes
  • Artículo revisado
  • Fecha Skype
  • Reserva día 13/10
 

EL SALUDO

El saludo depende fundamentalmente de la relación que tengamos con nuestro lector. Existen varias opciones dependiendo del nivel de formalidad y, para escoger la más adecuada, tenemos que pensar si le escribimos a una persona conocida (o no) y el grado de confianza que tenemos con ella.

En España, hoy en día, la tendencia es ser educado, pero sin sonar “pedante(puxa saco). O sea, escribir de forma cercana y próxima, pero sin excesiva confianza. El desafío, como en todo, es encontrar el equilibrio. Eso significa que, por ejemplo, cuando escribimos a un profesor universitario (aunque sea conocido), normalmente vamos a mantener un tono profesional, pero sin utilizar expresiones como “Profa. Dra.” ni “usted” (a menos que sea muy mayor y una eminencia en su especialidad).

Algunas opciones para los saludos son las siguientes:

Ten en cuenta que, al contrario del portugués y otros idiomas, en español siempre utilizamos dos puntos (no coma) después del saludo. Únicamente no los ponemos cuando recurrimos a las exclamaciones en casos de mucha informalidad. También es importante que te fijes en qué expresiones llevan coma antes del nombre y cuáles no 😉

 

PRESENTACIÓN E INTRODUCCIÓN

Justo después del saludo, te recomiendo presentarte (si el lector no te conoce) y escribir una frase que sirva para introducir el tema del e-mail. La presentación puede ser algo tipo: “Soy María, estudiante de Economía interesada en empezar el Máster en la universidad de Cartagena”. Después, ya sí podemos introducir el tema del correo. Para ello, podemos emplear cualquiera de las siguientes frases, dependiendo del nivel de formalidad que queramos transmitir:

 

De nuevo, ten en cuenta que el uso de “tú” cada vez está más extendido y, actualmente, se puede ser formal “tuteando” (tratando de “tú”) al interlocutor. En este caso, será importante cuidar el vocabulario y las expresiones de cordialidad (me gustaría, si es posible…).

 

LA ORGANIZACIÓN DEL CONTENIDO

A simple vista, tu e-mail tiene que ser atractivo. Fíjate, ¿qué texto te gusta más?

El primero es un solo párrafo, el segundo tiene dos párrafos y el tercero son frases sueltas. El más agradable de leer para la mayoría es el segundo. Por eso, es importante que organices tu contenido en pequeños párrafos con sentido. Lo mejor es que pienses en posibles estructuras para cada texto. Aquí tienes algunos ejemplos:

EJEMPLO 1
  • Saludo
  • Párrafo 1: Presentación + Introducción
  • Párrafo 2: Solicitud + Justificación
  • Agradecimiento + Despedida
 
EJEMPLO 2
  • Saludo
  • Párrafo 1: Introducción
  • Párrafo 2: Petición de favor + justificación
  • Agradecimiento + despedida
 

AGRADECIMIENTO Y DISPONIBILIDAD

Antes de llegar a la fórmula de cierre final, es importante añadir alguna frase para agradecerle a nuestro lector el favor o la comprensión y, además, para ofrecerle nuestra disponibilidad (si es necesario). Esta información, si es breve, se incluirá en el último párrafo.

 

 

DESPEDIDA

Para la despedida también existen algunas fórmulas fijas, pero el uso de cada una de ellas dependerá de la relación que exista con nuestro interlocutor. Por lo tanto, deberá ser coherente con el saludo y, en general, con el nivel de formalidad escogido. Al final del e-mail, después de la despedida y en un párrafo aparte, deberás incluir tu nombre (sin punto).

Aquí tienes algunas opciones que pueden resultarte útiles para despedirte:

 

CONCLUSIÓN

Para terminar, te dejo aquí un resumen de todas las fórmulas y expresiones que he utilizado. Están ordenadas de forma coherente entre sí y teniendo en cuenta el nivel de formalidad (puedes ampliar la imagen para verla mejor). Ya me dirás si te resulta útil al redactar e-mails.

Después de estos consejos tan prácticos, espero que te sientas más cómodo/a escribiendo e-mails en español tanto a amigos como a desconocidos. Puedes escribir tus preguntas  y sugerencias en los comentarios. Y, si te ha gustado, puedes suscribirte para recibir las novedades semanalmente 😉

¡Nos vemos por aquí el próximo miércoles!

 

Comentarios

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *