CÓMO MEJORAR TUS TEXTOS EN ESPAÑOL

Hoy te quiero dar algunos consejitos para que tus textos sean más atractivos y fáciles de leer. La mayoría de la gente piensa (erróneamente) que escribir es un proceso lineal: te sientas, escribes, revisas una vez (si da tiempo) y entregas el texto. Sin embargo, el proceso de escritura no es lineal, sino recursivo y ocurre más o menos así: escribes, revisas, borras, reescribes, buscas una palabra, organizas la frase, añades un conector, cambias la frase de lugar, etc. Las dicas que te doy a continuación te van a servir tanto para español como para portugués. 

 

#Consejo 1: organiza los párrafos con sentido

Normalmente, el primer párrafo sirve para presentar el tema y captar la atención del lector. El último es un resumen que ayuda a retener las ideas más importantes. Por eso, lo mejor es dejarlos para el final y, al principio, centrarse en el cuerpo del texto. ¿Qué tal hacerlo con una lluvia de ideas?

Es muy importante que cada párrafo concentre una única idea. Por ejemplo, en un texto argumentativo podrías seguir esta estructura: hecho + opinión + ejemplo. También hay que intentar que los párrafos no tengan una sola frase. Como mínimo, tienen que tener dos. De lo contrario, son frases sueltas, no un párrafo.

 

#Consejo 2: acorta las frases

Para ayudar a tu lector, piensa que una frase debe tener como máximo unas veinticinco palabras. Si puede tener veinte, mejor. Las frases interminables hacen que el texto resulte confuso, difícil y aburrido (tedioso). Así que acuérdate de que los puntos existen, no solo las comas 😉

 

#Consejo 3: usa conectores

La mejor manera de hacerle entender al lector la relación que existe entre tus ideas es usando conectores: y, no obstante, además, por lo tanto, a propósito… Intenta incluir uno o dos en cada párrafo. Prometo hacer un post específico sobre esto más adelante, por eso no lo explico detalladamente 😉 

 

#Consejo 4: evita palabras demasiado generales

Las palabras más específicas dan mucha más información. Fíjate:

 

#Consejo 5: prefiere las palabras cortas y sencillas

Me gustaría desmitificar la idea de que las palabras más largas son más cultas. Es más agradable para todo el mundo una frase con la palabra “influir” que “influenciar” o “mejora” que “mejoría”.  

 

#Consejo 6: evita las repeticiones

Repetir mucho demuestra que te falta vocabulario (o recursos). Un buen consejo para practicar es no usar más de dos veces una misma palabra en un párrafo. Para conseguirlo, usa sinónimos o reescribe la frase.

 

#Consejo 7: prefiere los verbos a los sustantivos

Si no tienes cuidado, puedes acabar abusando de los sustantivos y tu lector tendrá que leer el texto unas tres veces para entenderlo. En cambio, los verbos facilitan la lectura.

 

#Consejo 8: utiliza material de consulta

La vida no es un examen. No está prohibido consultar material de referencia, sino todo lo contrario. De hecho, así es cómo vas a mejorar tus textos poquito a poco. Puedes (y debes) consultar diccionarios en línea para revisar la ortografía, el uso de las palabras, conocer sinónimos, etc. Además, puedes recurrir a páginas webs y blogs para informarte sobre el contenido o utilizar los recursos que ofrecen procesadores de texto como Word.  

 

#Consejo 9: cuida la presentación

Es impresionante la cantidad de textos que me envían con los márgenes mal puestos, sin justificar o con muchos colorines sin sentido. No nos engañemos: las primeras impresiones cuentan (y mucho). Por eso, te recomiendo:

  • Justificar siempre el texto y cuidar los márgenes
  • Escoger, como máximo, dos tipografías distintas
  • Cuidar el tamaño de la letra y ser coherente
  • No abusar de recursos tipográficos (subrayado, cursiva, negrita…) sin sentido, deben ser funcionales 
     

#Consejo 10: revisa

Si puede ser con unos días de diferencia, mejor todavía. Así conseguimos distanciarnos de la redacción y ponernos más fácilmente en la piel de nuestro lector. También ayuda mucho leer el texto en voz alta para darnos cuenta de si la frase es demasiado larga, si hay repeticiones, etc. Algunas preguntas que puedes utilizar para revisar tus textos son las siguientes:

 

Conclusión

Ningún texto es definitivo: escribir consiste en reescribir

 

Todos los textos pueden modificarse y mejorarse. De ahí la importancia de la reescritura continua: los textos bien escritos no se han escrito así a la primera, posiblemente sean una décima o vigésima versión del primer borrador 😉 ¿Te ha sorprendido alguno de estos trucos? ¿Utilizas otros distintos?

Si quieres seguir mejorando tu manera de escribir, te recomiendo leer este otro post en el que explico cómo escribir mejores e-mails en español. Y si quieres que profundice un poquito más sobre alguno de los aspectos que menciono, escríbemelo en los comentarios.

¡Nos vemos el próximo miércoles!

 

Comentarios

6 comentarios

  1. Luisito Gonsales
    23 de agosto de 2017

    Muy provechoso.

    Habitualmente, cuando escribo, suelo recapacitar bastante, pero sin estructurar. Este envío creo que me será útil para mejorar “mi estilo”…

    Un beso, Sara.
    Luis.

    Responder
    • Sara González
      31 de agosto de 2017

      ¡Qué bien! Me alegra saber que te va a resultar útil 😉

      Responder
  2. puri
    23 de agosto de 2017

    Yo ahora escribo poco, pero lo tendré en cuenta para reclamaciones a diversos servicios (agua, luz, gas…) porque cuando he tenido que hacerlo me lío mucho y me salen muy largos y revueltos. Gracias, Sara.

    Responder
    • Sara González
      31 de agosto de 2017

      ¡Claro que sí! Seguro que ahora los textos te quedan más claros, jeje.

      Responder
  3. Mariana
    31 de agosto de 2017

    Sara, me gustaron mucho los consejos para escribir mejor en español y portugués. Lo que más me gustó, pues todavía no había reflexionado sobre eso, es cambiar los sustantivos por verbos. Voy a empezar a hacer eso ahorita. 🙂 Un abrazo.

    Responder
    • Sara González
      31 de agosto de 2017

      Me alegro mucho de que te hayan servido, Mariana 😉 En portugués, leo muchísimos textos (principalmente académicos) repletos de sustantivos y eso hace que la lectura resulte mucho más difícil (sobre todo para una extranjera, jeje). Ya verás, ahora seguro que te fijas más y te vas a dar cuenta de cómo facilitamos la vida del lector con los verbos. ¡Gracias por el comentario!

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *