HABLANDO DE VIAJES: AVENTURA EN EL AMAZONAS

¡Ya estoy de vuelta! Como te conté, he aprovechado que se celebraba en Belém el CBPE (Congreso Brasileño de Profesores de Español) para conocer el norte de Brasil. Por eso, voy a inaugurar el nuevo semestre del blog hablándote de viajes, así practicas uno de los temas más recurrentes en exámenes oficiales como el DELE o el CELU.

 

¿Practicamos español juntos?

Para practicar un poquito la expresión escrita, podemos hacer un ejercicio. Te animo a que escribas un texto sobre viajes para un blog incluyendo los siguientes apartados: cómo preparar un viaje; alojamiento y desplazamientos; qué ver y qué hacer. Si no tienes tiempo o te da pereza (preguiça), puedes pensar en qué comentarías dentro de cada apartado antes de leer lo que he escrito yo. Así luego puedes enriquecer el texto con alguna de mis ideas, conectores o vocabulario. Si te surgen dudas, puedes dejármelas en los comentarios 😉

 

Cómo preparar un viaje

Normalmente, yo suelo (costumo) decidir el destino en función de la época del año en la que voy a viajar y de qué me apetece más (visitar ciudades históricas, estar en contacto con la naturaleza, hacer un voluntariado…). Los paisajes naturales a veces cambian muchísimo de unos meses a otros, así que es importante saber cuál es el mejor momento para visitarlos. Alter do chão, por ejemplo, tiene unas playas de arena blanca preciosas de septiembre a marzo, pero el resto de meses sube tanto el nivel del agua que no se pueden disfrutar. Eso es lo que me tocó ver a mí, jeje.

Una vez que hemos elegido el destino, podemos empezar a leer blogs y guías de viajes para decidir posibles itinerarios. Por eso es bueno no precipitarse a la hora de comprar los billetes de autobús, tren o avión. Para este viaje, por ejemplo, pensé que sería una buena idea conocer las ciudades y alrededores de Belém, Santarém y Manaus. Me informé de cada lugar y decidí visitar también la Isla de Marajó (cerca de Belém) y Alter do chão (cerca de Santarém).

También es importante pensar en qué vamos a llevar. Yo viajé tres semanitas con una mochila de 60L porque me parece más práctico que llevar una maleta con ruedas cuando voy a estar en plena naturaleza. Además, al preparar el viaje, me gusta reducir al mínimo mi equipaje y pensar qué cosas son realmente imprescindibles.

En mi caso, no faltaron la hamaca, el protector solar y el repelente, jeje

 

Alojamiento y desplazamientos

Esto depende muchísimo de la forma de viajar que le guste más a cada uno, del presupuesto que tengamos y de cuáles sean nuestros objetivos (descansar, hacer deporte, conocer la cultura local…). En general, es fácil encontrar hoteles, albergues y campings de diferentes precios. En el norte, además, se pueden encontrar redarios (en portugués) para colgar tu hamaca a buen precio.

Yo tenía claro que quería adentrarme de lleno en la cultura local y que no quería gastar mucho dinero. Por eso, tomé algunas decisiones importantes: hacer Couch Surfing y viajar en barco de Santarém a Manaus.

 

Couch Surfing (CS) es una plataforma online que te permite hospedar a viajeros y ser hospedado por locales.

 

Es totalmente gratuita y se basa en el intercambio de experiencias y la solidaridad. Además, puedes encontrar grupos que organizan actividades como intercambios lingüísticos o escapadas a la montaña. Normalmente funciona muy bien en grandes ciudades. Yo he utilizado CS para recibir a personas en mi casa tanto en Pamplona (España) como en Recife (Brasil) y también he sido hospedada en sitios como la Chapada Diamantina, Bogotá o Medellín. ¡Todas las experiencias han sido fantásticas!

Lo más interesante de esta propuesta es que te permite “vivir” unos días en un determinado lugar y no simplemente visitarlo. Además, conoces a personas locales que te recomiendan lugares no turísticos o te presentan a sus amigos para salir a tomar algo con ellos. En Belém, por ejemplo, tuve el placer de conocer a Adriana y Pedro, una pareja paraense encantadora que me abrió de par en par las puertas de su casa y de su día a día.

El viaje en barco de Santarém a Manaus me lo tomé como un pequeño desafío personal: casi 3 días sin salir del barco, durmiendo en hamaca, comiendo principalmente fruta y viajando sola. Al final, resultó mucho más llevadero (light) de lo que me imaginaba y disfruté de ver pasar las horas entre lecturas y paisajes ribereños de la Amazonia. Confieso que lo más desafiante para mí acabó siendo el baño, jejeje.

 

Qué ver y qué hacer

En general, el tipo de actividades que vamos a realizar al viajar depende del tipo de destino. Por ejemplo, en ciudades como Belém o Manaus aproveché para visitar museos, probar comida típica (como el vatapá o el tacacá) y ver espectáculos en los teatros más antiguos de la ciudad. En cambio, cuando estaba en la naturaleza, me bañaba en playas de agua dulce, hacía senderismo o iba en canoa a lugares más inaccesibles de la selva amazónica para ver animales salvajes en su hábitat natural.

En general, me gusta el turismo que promueve proyectos sociales como el que puedes encontrar en la comunidad Jamaraquá dentro de la reserva natural FLONA (muy cerquita de Santarém). Al llegar, Dona Conce es la encargada de recibirte y mostrarte el lugar en el que vas a colgar tu hamaca. Los habitantes de la comunidad están súper bien organizados para recibir visitantes y mostrarles el paraíso natural que les rodea. Y todo por un precio casi simbólico (25R$ alojamiento con desayuno incluido y 15R$ las mejores comidas caseras de la región).

Cuando tengo más tiempo, me gusta participar en proyectos de voluntariado. Me parece que es una forma maravillosa de viajar compartiendo y aprendiendo. Existen sitios web que nos facilitan entrar en contacto con iniciativas interesantes en muchos países del mundo. Algunos de ellos son Wwoof y Workaway. Te animo a investigar un poquito y decirme qué te parecen porque pueden ser alternativas muy baratas para viajar a otro país y practicar idiomas.

 

 

Y tú, ¿qué has hecho este mes? ¿Cómo te gusta viajar y qué cosas sueles hacer?

Si quieres ver más fotos de mi aventura por el Amazonas, puedes seguirme en Instagram. Y si te apasiona el tema de los viajes tanto como a mí, puedes leer esta entrevista que les hice a dos amigos al terminar su viaje por América Latina en bicicleta.

¡Hasta el próximo miércoles!

 

Comentarios

2 comentarios

  1. Luisito Gonsales
    10 de agosto de 2017

    Hola, Sarulu, ¿qué tal?

    Menos mal que todos sabemos lo que es un paraense, que si no, no hubiese podido seguir el hilo de la narración. Algo parecido me ocurrió con los bilbilitenses, los egabrenses, los mirobrigenses…. Incluso con los jerosolimitanos, jajajaja…

    Mira, así sin premeditarlo, te he dado pie para un nuevo capítulo, el de los gentilicios. A ver cuándo lo preparas…

    Un besico.
    Luis.

    Responder
    • Sara González
      15 de agosto de 2017

      ¡Buena idea! Puedo pensarlo para más adelante 😉 ¡Un abrazo!

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *